Viajeros sostenibles: cómo aprender a serlo


Ya sabéis qué es el turismo sostenible (toda la info en esta sección del blog) y estoy segura que muchos ya sabíais lo que era, otros tendrían una vaga idea y otros se han replanteado cambiar sus actos durante sus viajes para convertirse en un viajero sostenible. Así que en este breve post os doy algunos consejos para aprender a serlo o por lo menos intentarlo (ya que, seamos sinceros, muchas veces por las condiciones que sean no se puede).

  • Cuando planifiquemos un viaje y contratemos algún servicio, debemos buscar aquellas empresas que ofrezcan garantías de calidad y respeto a los derechos humanos y a nuestro entorno..
  • Tenemos que ser conscientes de que los recursos naturales, como el agua y la energía, son bienes escasos por lo que debemos utilizarlos con moderación.
  • En la medida de lo posible, debemos intentar reducir la generación de residuos, ya que son una importante fuente de contaminación y perjudica gravemente nuestro medioambiente. ¿Conoces la iniciativa Vivir sin Plástico? Conoce más sobre ella pinchando aquí.
  • Si nos tenemos que deshacer de algún residuo, busquemos cómo hacerlo de la manera más limpia posible que tengamos disponible en nuestro lugar de destino.
  • En ecosistemas sensibles, un buen consejo es que nos informemos antes de llegar de cómo podemos causar el menor impacto posible y no degradarlos durante nuestra visita.
  • ¿Te gustan los souvenirs? La mejor idea es optar por aquellos regalos y recuerdos que sean la expresión de la cultura local. De esta forma favorecemos y apoyamos la economía de los pueblos que nos acogen y su diversidad cultural.
  • No debemos destruir ni adquirir parte de la flora y fauna de un lugar, sobre todo la que se encuentra protegida por el Convenio de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), ya que supone un delito y contribuye a su extinción de estas especies.
  • Busquemos la inmersión en cada cultura diferente a la nuestra e implicarnos y disfrutar al máximo de ella, de sus costumbres, su gastronomía y tradiciones, respetándolas y acercándonos a ellas, escuchando todo aquello que tienen para contarnos.

Entonces, ¿qué evitar hacer durante nuestros viajes para ser viajeros más sostenibles y responsables con el medioambiente? Algunos ejemplos:

Animales

  • Bajo ningún concepto debemos fomentar cualquier tipo de actividad que implique animales.
  • No debemos pagar para que nos transporten en elefantes o para darles de comer mientras sus propietarios les exhiben o les hacen actuar por las calles de algunas ciudades. Nos elefantes NO son un medio de transporte ni saben pintar por naturaleza. Esto lo hacen a base de que han sufrido previamente maltrato animal.
  • No debemos ir a espectáculos ni participar en actividades que impliquen animales enjaulados, como por ejemplo los circos, zoológicos, acuarios o espectáculos con delfines, focas o ballenas.
  • No debemos sacar fotos a animales cuyos propietarios pretenden sacar algún tipo de beneficio económico de ello.
  • No debemos comprar souvenirs hechos con piel animal, con animales ni llevarnos animales vivos como recuerdo.

Si optáis por participar en actividades que implican animales, aseguraros que estos no sufran. ¿Que significa esto? Hay muchas actividades en las que a los animales no se les hace daño. Así que antes de realizarlas debemos asegurarnos que así sea. Por ejemplo, si queréis bañaros con elefantes en Tailandia, hacedlo en un centro de rescate, pero que este sea real y que no haya un objetivo lucrativo por detrás. Si queréis bucear con tortugas o nadar con tiburones, aseguraros que lo hacéis de forma sostenible y que esta actividad no les suponga algún tipo de estrés y les haga salirse de su hábitat natural.

Donde hay animales, bien sea en una playa, en una selva, en la montaña…debemos ser conscientes de que esa es su casa y nosotros somos los invitados, por lo que debemos respetarla y respetarles provocando el menor impacto posible y evitando molestarles.

Personas

  • No debemos dar dinero a los niños que están pidiendo o vendiendo algo por la calle, ni fomentar el turismo sexual. Ambas prácticas suelen estar relacionadas con mafias y pagando por ellas solo estaríamos contribuyendo a que continuaran existiendo.

Medioambiente

  • En los espacios naturales, debemos intentar que la única huella que dejemos sea la de nuestro zapato. No debemos tirar basuras ni residuos, y reciclar siempre que podamos.
  • Debemos apostar por la bicicleta siempre que el destino nos lo permita.
  • Debemos usar el transporte público o compartir con otros siempre que sea posible.

 

Si todos tenemos en cuenta estas recomendaciones, conseguiremos contribuir al desarrollo del turismo responsable y sostenible contribuyendo a conservar la riqueza biológica de nuestro planeta y a mejorar las oportunidades de desarrollo de muchas personas y comunidades.

Está en manos de todos velar por un turismo más sostenible y cuidar así de nuestro entorno. ¿Os sumáis a ser viajeros sostenibles?

¡Gracias por leerme viajeros!

Ray


Acerca de 101motivosparaviajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?


Deja un comentario

Una idea sobre “Viajeros sostenibles: cómo aprender a serlo