Descubriendo Wrocław


A las orillas del río Oder junto a sus afluentes Olawa, Sleza, Bytrzyca y Widawa, nace Wrocław, la cuarta ciudad más poblada de Polonia, en español la conocemos como Breslavia. Está formada por doce islas unidas por 112 puentes que conservan su bonita arquitectura.

Pese a que puede pensarse que no es una ciudad muy conocida dentro del panorama internacional, Wrocław esconde una historia y una gran belleza, desconocida por muchos. Por este motivo, viajar al país polonés exige parada obligatoria en este sitio lleno de encanto al que, además, no nos llevará más de un día para recorrerlo. Fue construida en la Edad Media y fue territorio germano hasta que pasó a manos polacas con el acuerdo de Yalta y Potsdam.

¿Qué ver en Wrocław?

En primer lugar nos dirigiremos a la impresionante Rynek Glowny (Plaza del Mercado). Situada en el centro de la ciudad, es la segunda plaza más grande de Polonia y es una de sus partes más impresionantes, llena de rincones nuevos a los que descubrir. Las casas que la rodean han sido restauradas después de la guerra con diferentes estilos que se pueden apreciar a simple vista.

rynek_wroclaw

rynek_wroclaw

En el centro de esta plaza se encuentra el Ayuntamiento. Su exterior es de estilo flamenco y está adornado con esculturas medievales, ya que fue construido en el siglo XIV. Si queréis, podéis visitar su interior por 4 zl (1 euro) y subir a lo más alto del mismo para poder contemplar unas maravillosas vistas de Wrocław. En su interior se encuentra el Museo de Arte, uno de los pocos edificios que no fueron destruidos en la Segunda Guerra Mundial, un hecho poco usual en esta ciudad.

ayuntamiento_wroclaw

La próxima parada será en la Catedral San Juan Bautista (Ostrow Tumski). Se trata del templo religioso más importante de Breslavia y combina el estilo gótico con elementos neogóticos.

catedral_san_juan_bautista

 

Para llegar a ella pasaremos por el Puente del Amor o Tumski Bridge, donde miles de parejas sellan su amor con candados, una imagen muy habitual en las ciudades europeas.

El Ossolineum será el próximo punto de encuentro. Se trata de una de las mayores y más antiguas bibliotecas de Polonia, fundada en 1817. Su fachada es preciosa y está rodeada de un bonito y cuidado jardín.

 

Además, si hay algo que no falta en Wroclaw, son las iglesias, ¡tiene más de 120! Así que también es un bonito e interesante destino para los más religiosos y amantes de las mismas.

Por otro lado, cuando paseamos por la ciudad nos damos cuenta de que hay algunos enanos que se encargan de vigilarla de noche y de día. ¿Sabéis quiénes son? En los año 80 Wrocław estaba bajo influencia comunista y un grupo clandestino, ‘The Orange Alternative‘, repartió enanos por toda la ciudad como forma de protesta y burla contra el gobierno. Se hicieron en tributo a todas las personas que lucharon por una ‘Polonia libre‘ en aquellos tiempos.

En la actualidad podemos encontrar mapas y guías que nos llevarán a descubrir cada una de estas pequeñas estatuas que se encuentran repartidas por toda la ciudad en el suelo, farolas…y sobre todo por el centro histórico. En total ¡son más de 175 enanos! (algunos escondidos están escondidos) muy atareados con sus quehaceres diarios. ¡Encontrádlos! 😛

Estos son los ‘Sísifos’, situados en la calle Świdnicka, diseñados en 2005 por Tomasz Moczek. Son dos de los gnomos más famosos y queridos. Cuando se hicieron obras en la calle ellos aparecieron para tratar de ayudar y así siguen hasta hoy en día…

Os recomiendo que incluyáis esta pequeña y hermosa ciudad en vuestra lista de viajes pendientes si aún no habéis estado. Sus colores y su arquitectura os encantará y estoy segura que os lo pasaréis en grande descubriendo a sus enanitos 🙂

 

¡Saludos viajeros!

Nos leemos en el próximo post 🙂

Ray


Acerca de 101motivosparaviajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?

Deja un comentario